REGLAMENTO DE LA SOCIEDAD CORAL “EL VALLÉS”

Aprobado por dicha sociedad en 12 de Octubre de 1.877

Se acordó en reunión general, los capítulos siguientes para el régimen y gobierno de la misma: principiado para formar una junta directiva compuesta de in presidente, un vicepresidente, un recaudador, un tesorero, un revisor de cuentas y un secretario.

Capítulo 1º. Sea cual fuera el individuo que sólo o en compañía dentro o fuera del pueblo cantara alguna pieza de las que la sociedad tiene en archivo y no se haya estrenado, pagará la multa de cuatro reales, siempre y cuando sea justificado por dos testigos.

Capítulo 2º. El presidente abrirá las sesiones y dará por terminadas cuando lo juzgue conveniente o crea que se ha discutido lo suficiente el asunto que se tratare.

Capítulo 3º. El vicepresidente presidirá las sesiones cuando el presidente esté ausente u enfermo.

Capítulo 4º. El recaudador entregará al tesorero las cantidades recaudadas, cada semana y éste le librará un recibo para su resguardo.

Capítulo 5º. Cuando convenga sacar alguna partida, el presidente librará un recibo a favor del tesorero, cuidando éste de guardarlo hasta que se saldan cuentas.

Capítulo 6º. El secretario está obligado a desempeñar todos los asuntos de secretaria pertenecientes a la sociedad.

Capítulo 7º. La junta y oidor de cuentas tendrán obligación todos los años, señalando un día fijo, de presentar en la reunión general el estado de cuentas manifestando los intereses recaudados y los gastos. La misma reunión tiene obligación aquel día, de manifestar si están o no contentos de sus empleados, pudiendo en un mismo año cambiar tres de ellos, y esto lo efectuaran por medio de votación secreta.

Capítulo 8º. En todos casos que la votación resulta empate, el presidente votará dos veces para deslindar el asunto que se tratara.

Capítulo 9º. El andador será franco de cuota y de todos los demás gastos extraordinarios que haga la sociedad, disfrutando de iguales derechos que los demás individuos siendo este el auxiliar de la sociedad y sometiéndose a obedecer las órdenes del presidente, siendo voluntario a obedecer a los demás individuos.

Capítulo 10º. Todo individuo que adeude cuatro cuotas será excluido de la sociedad, perdiendo en ella todos los derechos.

Capítulo 11º. Cuando la junta determina comprar alguna pieza o hacer otro gasto para el bien de la sociedad se celebrará reunión general y el presidente manifestará el objeto y necesidad del asunto a que se refiere.

Capítulo 12º. Siempre que la sociedad disponga de alguna alhaja se dejará en poder del presidente, siendo él responsable de ella.

Capítulo 13º. Cuando la sociedad está reunida para ensayar el presidente hará la señal de silencio y entonces el individuo que no para de fumar o de hablar, pagará un real de multa.

Capítulo 14º. No podrá disolverse ninguna reunión sin que el director haya manifestado su conclusión, si algún individuo le conviene separarse lo participará al presidente, no efectuándolo pagará un real de multa.

Capítulo 15º. El director tendrá derecho de privar de cantar a todo individuo que no entone, lo mismo que corregir a cualquier individuo que desafine y si alguno hiciere burla del mismo y no obedece a lo que su director le mande, incurrirá en la multa de cuatro reales y a la tercera vez de incurrir a dicha multa será expulsado de la sociedad sin tener derecho a reclamación alguna.

Capítulo 16º. El individuo que siendo avisado por orden del presidente para que asista a la reunión o ensayo y no acude sin dar un aviso pagará un real de multa, en la misma incurrirá el socio que acude al ensayo con otra persona extraña y además será expulsado del local.

Capítulo 17º. Todo individuo que recibe de otro de sus compañeros, algún insulto ya de hecho ya de palabra lo pondrá en conocimiento del presidente, el que reunirá la junta y castigará al autor, según merezca.

Capítulo 18º. El individuo que estuviera sin salud o sin trabajo estará franco de cuota, y el que se ausente del pueblo para sus negocios se le dará la baja temporal.

Capítulo 19º. Cuando un individuo está enfermo de gravedad, el presidente tiene obligación de mandar a dos individuos, cada día, de la sociedad y el que no quiere obedecer pagará 20 reales de multa la cual servirá para el enfermo y si hubiere dos la mitad.

Capítulo 20º. Todo individuo que tenga el encargo de alguna persona que quiera entrar en la sociedad, lo dirá al presidente que lo participará a la sociedad y en la próxima reunión se procederá a la votación y si queda triunfante quedará en el seno de la sociedad pagando 12 reales de entrada.

Capítulo 21º. Cuando la junta destine dar una serenata sorteará seis individuos de la sociedad, los cuales estarán facultados para escoger dos piezas del repertorio.

Capítulo 22º. Ningún individuo, al dar la serenata, podrá ausentarse del coro sin motivo poderoso, incurriendo en la multa de un real al que lo hiciere.

Capítulo 23º. Todas las prendas, joyas y fondos pertenecen a la sociedad y no se entenderá disuelta ésta mientras queden tres socios, pudiendo estos admitir de nuevos para reformarla otra vez.

Ripollet, 1 de Julio de 1879

El Presidente                                                                            El Secretario